lunes, 2 de febrero de 2009

Majadas de Tielve



Un vecino de Cabrales. al que encontramos segando hierba en los prados del valle, nos comentó que de chaval vivía con su familia en la majada de Valfrío. Apenas tardaba siete minutos en bajar a la escuela de Tielve por el camino viejo, el mismo sendero estrecho y medio cubierto de maleza por el que ahora excursionistas y montañeros suben a la calzada romana del Caoru y continúan después a Sotres o Arenas de Cabrales. Desde que se acondicionó el nuevo camino rural, apto para vehículos de cuatro ruedas, la tradicional vereda de Valfrío se dejó de utilizar y ya no se puede tardar el mismo tiempo que hace años.
El pueblo de Tielve está enclavado en el fondo del valle, apartado del cordar principal de la sierra y fuera, por tanto, del trazado de la vía romana del Caoru, una de las primeras rutas notables que comunicó el norte de la Meseta con los pueblos astures y cántabros. Desde esta pintoresca población comienza nuestro trayecto ascendiendo hasta los núcleos de Valfrío y Tabaos, dos bonitas majadas de montaña donde aún se conserva el estilo de vida de los ganaderos cabraliegos. Desde el Colladín de Tabaos es posible contemplar la cima de la cara norte del Naranjo de Bulnes, rodeado por un impresionante cortejo de picos y crestas desnudas. En los prados de la zona es frecuente encontrar caballos acostumbrados a las personas y que, si se acercan buscando comida, puden llegar a asustar a los niños.

Distancia : 4,7 kilómetros
Agua : Majadas de Valfrío y Tabaos
Desnivel positivo de ascenso : 280 metros
Tiempo : 3 horas
Principales formaciones : Fresnedas y pastos de montaña
Edad recomendable : A partir de los seis años
Carritos de bebé : Hasta Valfrío por el camino rural
Bicicletas: Hasta Valfrío por el camino rural
Puntos peligrosos para los niños : ninguno

Como llegamos
En Cangas de Onís se toma la AS-114 , dirección Arenas de Cabrales y Panes. Se gira a la derecha en Arenas por la carretera AS-264, que retoma el valle del río Cares hasta Poncebos, y aquí se sigue en dirección a Tielve y Sotres.

De donde salimos
Cuesta del antiguo lavadero, en la plaza de Tielve.
Por dónde vamos
Aparcamiento de Tielve
La excursión sale de la plaza de Tielve, por la cuesta del antiguo lavadero, una rampa capaz de impresionar a pequeños y mayores, pero también muy corta y a la que hay que enfrentarse con decisión. Al comienzo de la cuesta se situan unos carteles y paneles informativos acerca de los senderos de pequeños recorrido y las rutas senderistas del Parque Nacional de los Picos de Europa. El primer tramo de recorrido, hasta las cabañas de la majada de Valfrio, coincide con los senderos PR-AS-127 y PR-20 de la Ruta del Carou señalizada entre Sotres y Cabrales. Tras el ascenso de la empinada cuesta, al llegar al depósito de agua, se sigue por una senda que sube por el talud de la derecha y se intenta por la ladera de la montaña. En el desvio hay marcas de pintura amarilla y blanca. El sendero asciendo en diagonal entre espinos, avellanos, matorrales y terrazas de antiguas zonas de cultivos. Durante la subida no hay problemas de orientación porque aparecen de vez en cuando señales pintadas en las piedras y los troncos de los árboles. A doscientos metros del desvío del depósito se llega a un claro de donde arranca una senda de frente que poco después comienza a bajar hacia el valle. El camino de Valfrío discurre por la izquierda, siempre en ascenso, surcando la orografía y los paisajes de la parte alta de la garganta del río Duje. A una media hora de excursión, el sendero sale al camino rural de Tielve, a la altura de la fuente de Calderines. El caño de agua y el abrevadero sirven para refrescarse y reponer fuerzas tras la subida más larga y dura del recorrido. Para llegar a Valfrío hay que girar a la derecha por la pista principal, pasar el collado Puerta y aparecen las primeras cabañas de la majada. También hay una piedra al lado del camino que tiene grabado el nombre del paraje, el escudo de Asturias y las marcar amarillas y blancas del PR-AS-127.


Valfrio
El camino recorre la majada de Valfrío por la sombre de una hilera de fresnos y llega a la curva del barranco que baja del collado Posadoiru y atraviesa el grupo de cabañas. En este punto, el sendero PR-127 deja la pista y gira a la izquierda para subir a la calzada romana por el fondo de la vaguada que forma el barranco. Antes de coronar el collado Posadoiru aparecen restos del trazado original de la vía romana del Caoru. Y también hay unas vistas impresionantes de los tres macizos de los Picos de Europa. Para subir al entorno de la calzada se puede elegir entre el escabroso sendero de las marcas de pintura, directo y exigente, o seguir por la pista principal que hace varias horquillas en la falda de la montaña. El esfuerzo merece la pena, pero hay que estar dispuestos a aguantar una hora y media de fuerte subida y después el camino de vuelta para retomar el itinerario de la excursión. Al margen de la opción de la calzada romana, muy recomendada para los chavales que estén en plena forma, nuestra ruta pasa por el desvio del senderode pequeño recorrido y en la siguiente curva, a 150 metros del barranco, gira a la derecha por una senda muy clara que rodea a media ladera una pequeña colina. La senda entra en una hondonada de hierba y se dirige en subida directamente a una brecha que se distingue en la parte alga de la baguada, a la izquierda de una cabaña. Este es el paso del Colladín de Tabaos, la puerta de entrada a la espléndida majada de Tabaos y el lugar donde se puede ver, en días despejados, la cumbre del Naranjo de Bulnes a la izquierda de la oscura silueta de Peña Main. el sendero desciendo a los prados de Tabaos y se dirige a la izquierda del cercado mas grande de la majada. En verano abundan las vacas y los caballos en las praderas. Es fácil y divertido caer en la tentación de dar pan o galletas a los caballos. El problema es que cuando se termina la comida nunca están satisfechos y persiguen a los niños buscando más golosinas.. No hay que dejar nunca solos a los pequeños cuando se acercan a los animales. En el centro de la majada hay una fuente con un abrevadero repleto de renacuajos. En los alrededores del manantial es fácil ver salamandras y otros anfibios aprovechando las frescura y el agua de las montañas.

Cabaña solitaria en Tabaos
A partir de la fuente de Tabaos hay que afinar la puntería para enlazar con el camino de la bajada. Primero, hay que bajar por los prados hacia la parte izquierda de la majada y, después, localizar una cabaña solitaria que se alza en una ladera muy empinada. Con un GPS es muy fácil localizar este punto introduciendo las coordenadas UTM y dando un goto de búsqueda. A simple vista, también es sencillo dar con ella porque es la última cabaña de la izquierda y la que se encuentra a menor altitud. Unos 50 metros antes de llegar a la cabaña hay que dejar la senda que se dirige directamente al edificio y bajar por la izquierda a un camino muy claro que discurre por el fondo del valle. Este camino es muy utilizado por los senderistas que hacen la ruta de Sotres a Tielve. Una vez en el camino principal, se gira a la derecha para afrontar un entretenido descenso por una ladera cubierta de helechos de gran tamaño, algunos llegan a tocar las orejas de los niños más pequeños. El camino principal no deja lugar a dudas: hay que bajar hacia unas casas que se ven al lado de una carretera del valle. El agua de la lluvia y el paso de los rebaños originan multitud de trazas y huellas de la escorrentía pero todas las variantes posibles descienden por la misma ladera y al final confluyen en una vereda clara. La primera parte del descenso puede intimidar por el alto desnivel y las agujas de piedra que han crecido en la falda del monte. La bajada es mas corta y sencilla de lo que parece desde arriba. El suelo es de arcilla roja y cuando está mojado hay que tener cuidado para no resbalar.

Área recreativa de Tielve
Para evitar la cuneta de la carretera hay que estar atentos y, unos 100 metros antes de llegar a la casa, hay que girar a la derecha y continuar en paralelo a la carretera por una senda que lleva al aparcamiento del área recreativa de Tielve, situada un kilómetro antes de llevar al pueblo. El área recreativa también es un buén punto de partida porque ahora se terminaría la ruta y no habría que ir a buscar el coche a Tielve. Como el siguiente tramo hasta el pueblo es algo incómodo por la vegetación, una alternativa es que los conductores vayan a recoger los coches y vuelvan a buscar a la familia a la zona recreativa. El camino que lleva al pueblo sale del área de recreo, atraviesa la carretera y sube por un carril que se dirige a la entrada de una finca vallada. Antes de llegar a la puerta del cercado se gira a la izquierda por una vereda antigua y poco clara que sigue el muro de piedra de otra finca. Al principio se puede caminar bién pero a los 200 metros los helechos y los robles han cerrado el viejo sendero y resulta incómodo y algo complicado seguir la ruta, aunque es un terreno completamente llano y no hay pérdida posible porque la carretera está al lado. La zona enmarañada tiene unos 100 metros y después, hasta el pueblo , se sigue por un sendero fácil con el firme reforzado con grandes losas de piedra.
Aparacamiento en Tielve
El sendero llega a la parte baja de Tielve entre prados y campos frutales.

Que podemos aprender
Elaboración del queso de cabrales
El famoso cabrales es un queso de tipo azul que se elabora a partir de leche de cabra, vaca y oveja en el concejo de Cabrales y en algunos pueblos de Peñamellera Alta. Las malas lenguas dicen que el queso de cabrales se obtiene cuando se deja madurar en cuevas lúgubres cubierto de estiercol y salen larvas y gusanos. Todo es falso. el fuerte sabor y el aspecto tan particular del queso mas conocido de Asturias se deben a un proceso de elaboración tradicional que se remonta a los primeros pastores que habitaron los Picos de Europa. La leche adecuada para elaborar Cabrales es la que se obtiene en el primer ordeño de la mañana y el último del día. La leche se cuela y se caliente a una temperatura de entre 26 y 30 grados, añadiendo cuajo obtenido a partir de preparados industriales. Hasta hace poco tiempo se utilizaba cuajo natural, que se obtenía mezclando trozos triturados de los estómagos de los cabritos lechales con agua salada. El tiempo de coagulación oscila entre hora 1 media y dos horas. La cuajada se rompe con un cucharón y se deja reposar para separar el de suero de la pasta, que se desmigaja a mano y pasa a los moldes de secado. Al cabo de varios días la cuajada está seca y lista para el proceso de salado, la última fase de la elaboración en la queseria antes de llevar las piezas a las cuevas de maduración.
El de queso de Cabrales madura en cuevas naturales y cabañas de piedra de uso particular o colectivo que se encuentran en las majadas pastoriles de los Picos de Europa, a una temperatura que oscila entre los 8 y 12 grados, y una humedad relativa del aire del 90 %. Los quesos se colocan en unas estanterías de madera llamadas talameras y pasan tres o cuatro meses en la montaña al cuidado del productor. En estas condiciones desarrollan un moho de tipo penicillium, que aporta la textura y el color azul verdoso característico del queso de Cabrales. Una vez maduro, el peso apenas presenta corteza. La capa exterior es una superficie untuosa y blanda, no muy diferente del interior, que desprende un fuerte olor.
El queso es más o menos amarillo dependiendo de la cantidad de leche de vaca utilizada en la elaboración. Los mejores lugares para visitar cuevas de maduración son las aldeas de montaña de Asiego, Sotres, Pandiello, La Molina y Tielve.
Que mas visitar
Sotres
Pueblo de montaña enmarcado en un hermoso paisaje que en los últimos tiempos se ha convertido en un concurrido centro turístico. En verano merece la pena subir en coche al Jito Escarandi, límite entre Asturias y Cantabria, y pasear por los prados de montaña del Macizo Oriental de los Picos de Europa.
Arenas de Cabrales
Es la población mas concurrida del concejo de Cabrales. En arenas se dan cita montañeros, escaladores, excursionista, amantes de la naturaleza y viajeros que recorren el Oriente de Asturias en coche, moto o bicicleta. Una visita interesante es el museo del Queso de Cabrales. La visita es guiada y se ofrece una exposición completa de la elaboración tradicional del queso mas célebre de Asturias. En la oficina de turismo proporcionan información para realizar un recorrido por la historia y los monumentos de la población, donde se pueden visitar la casa palacio del Torejón, del siglo XV, la torre palacio de Mestas y Cossio, de estilo barroco y renacentista, la necrópolis de la capilla de San Juan, la csa de la Papera, el conjunto medieval de la Corralada y la iglesia de Santa María de Llas, de estilo gótico , que data de los siglos XIII y XIV.
Poo de Cabrales
Restos de dos puentes medievales, arquitectura popular y un palacio del siglo XVIII. Entre Poo y Carreña se encuentra el mirador del Pozo de la Oración, sin duda la estampa mas vista y fotografiada del célebre Naranjo de Bulnes.
Datos prácticos
Donde dormir
Pensión Duje- Ctra. de Sotres km 5.700. 33343 Tielve. Tlf. 985.84.59.02. Habitaciones con baño, televisión y calefacción. Restaurante y venta de queso de Cabrales de elaboración propia.
Hotel La Plaza. La Plaza s/n 33343. Tielve. Tlf. 985.84.59.16. Habitaciones con baño y televisión. Restaurante y venta de queso de Cabrales.
Hotel Rural El Torrejón. Arenas de Cabrales. Tlf. 985.84.64.11. Salón con chimenea y TV. Terraza y jardines con arbolado. Aparcamiento y acceso gratuito a Internet. Comedor para huéspedes.
Hotel Naranjo de Bulnes. Crta. General s/n. Arenas de Cabrales. Tlf. 985.84.65.19. Habitaciones con baño y TV. Ambiente tranquilo. Restaurante individual.
Dónde Comer
Casa Cipriano. Sotres. Tlf. 985.94.50.24. Cocina tradicional y productos artesanos. Fabada asturiana, cabrito lechal, setas al Cabrales, fabes con almejas y postres caseros típicos.
Sidrería Cares Crta. General , s/n. Arenas de Cabrales Tlf. 985.84.66.28. Quesos y embutidos asturianos, fabada asturiana, setas al Cabrales, fabes con almejas y postres caseros.
Mesón San Telmo. Crta. General s/n. Arenas de Cabrales. Tlf. 985.84.65.05. Es un buén sitio para desayunar. Especialidad en ensaladas variadas, cabrito, fabada, escabeches, postres caseros y sangría de sidra.
Cabañas Pastoriles
Los pastores de la Cordillera Cantábrica han sabido adoptar un mode de vida en armonía con un paisaje hermoso, pero al mismo tiempo, muy inhóspito y difícil. Desde hace siglos, la naturaleza de la montaña ha exigido al hombre cántabro y astur innovar y hacer evolucionar los sistemas ganaderos tradicionales para hacer habitable y rentable un territorio de cuestas interminables y duros inviernos. La estabulación de los rebaños en las cabañas pastoriles, cerca de los prados, permite obtener estiercol para aumentar la producción de hierba para alimen tarel ganado del establo. La cabañas de las majadas sirven para cambiar o mudar el ganado de cabaña en cabaña mientras se dejan descansar los prados. Por ello es necesario que estén cerrados con cercados y que exista también un sistema comunal de aprovechamiento de los recursos naturales, propios de los modos de pastoreo más antiguos y tradicionales.

El Duje, protagonista del paisaje
Las escarpadas canales grises del valle del río Duje componen un soberbio telón de fondo durante el entretenido descenso por el campo de helechos de las majadas de Tielve. El Duje nace en la fuente del Resalao y otros manatiales de la Canal del Vidrio, al pie de Peña Vieja, en las tierras Cántabras del Macizo Central de los Picos de Europa. Deja los populares prados de Áliva y se lanza en busca de la costa rompiendo montañas y agrietando geografías. En Vegas de Sotres desaparece del terreno y vuelve a aparecer cerca de las cabañas pastoriles de los invernales del Texu, debajo del pueblo de Sotres. Recorre manso y encajonado las tierras de Tielve y se precipita en la Canal de Rumiada antes de desembocar en el rio Cares cerca de Poncebos.

Caminos tradicionales
Las sendas y las veredas tradicionales, las caleyas que llaman en algunos rincones de la montaña asturiana, han sido arterias principales por donde ha circulado la vida rural desde tiempos remotos. Antes de la aparición de los vehículos motorizados, eran recorridas a diario por pastores, colegiales, carteros, médicos, curas, vecinos que se dirigían a sus labores cotidianas y por todo el ganado que ha pastado en los prados del valle. En la actualidad, los senderos de toda la vida se ciegan y se pierden por falta de uso, desapareciendo, al mismo tiempo, una parte única de la personalidad de los pueblos rurales.
Equipo
Para visitar alguna de las cabañas de maduración de Tielve o Valfrío hay que hablar con los pastores que suelen pasar el día en la majada al cuidado del queso.
Actividades complementarias y juegos
1.- Observar los diferentes tipos de relieves
2.- Buscar anfibios en la fuente de Tabaos
3.- En verano se puede jugar con los potrillos en la majada de Tabaos y hacer fotos a las manadas de caballos.
4.- Practicar orientación para salir de la majada de Tabaos
5.- Visitar alguna cueva de maduración de queso en Tielve o Valfrío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada